Carta Abierta

Hoy, un nuevo personaje se suma a éste blog, Jorge Sanata, un hombre común y corriente, con una vida gris y aburrida hasta que, un buen día su televisor se rompió y se vio obligado a ver solamente canal 12 durante todo el día, éste hecho produjo un giro de 180 grados en su vida, y mientras su cerebro se freía lentamente, comenzó a escribir y denunciar todo aquello que las voces detrás de sus contratos le decían que debía denunciar (cualquier similitud con la realidad, demanden a la realidad por copiarse de la ficción).

Hechas las presentaciones, la primera publicación que nos hace llegar desde su escritorio en un conocido country de la docta ciudad.
Letra chiquita: este blog no necesariamente comparte los puntos de vista y las opiniones que en el se expresan

Señor Quiosquero de la esquina:

Yo consumí mi primer caramelo fizz el 26 de mayo de 1983, y los consumí durante los primeros quince años de los 36 que cumplo ahora. Yo iba a su establecimiento  y le decía, deme algo que me alcance con un marrón para que me sobre un verde, y usted, me daba una tira de fizz.

Fui testigo de algo que conocía pero no había sufrido en carne propia: cómo usted distribuye los productos que quiere y pone y saca a los productos de la foto a su antojo, como hacían los soviéticos con sus famosos purgantes.

Es patético y triste que el caramelo fizz no se siga vendiendo en sus escaparates, no solo el acto es patético, usted también es patético. Usted es patético cuando trata de hacerme consumir caramelos media hora con su mano, cuando cree que la falta de fizz nos va a engañar para siempre, en un edificio que se tambalea de mentiras.

No voy a permitir, que esos caramelos que consumí con tanto agrado cuando era niño desaparezcan, no voy a permitir que usted los desaparezca.

Lo invito a caminar por la calle, saliendo detras de ese mostrador impune detrás del que se escuda y escuchar a la gente que extraña y reclama esos caramelos de vuelta en su negocio.

Usted se llena la boca hablando del derecho y la razón del cliente y no respetó mi derecho y mi razón a querer una tira de fizz. Le estoy pidiendo que respete mi niñez, mi persona y mi deseo por el buen gusto.

Usted defiende y aún vende esa bazofia llamada media hora, que es más fea que despertador de lunes por la mañana y me niega el fizz. Yo no necesito el fizz para ser quien soy, pero el fizz me necesita, nos necesita para haber sido el mejor caramelo duro de toda la historia.

Esta tira gastada de fizz multisabor es uno de mis recuerdos físicos más antiguos que tengo. En honor a su mentira, quiero romperlo. Ahora lo que queda está en mi cabeza y en mi estómago, y en la cabeza y el estómago de miles de personas que como yo, creemos en el Fizz. Ahí no puede entrar señor quiosquero,  a menos que yo le de permiso, y no le voy a permitir a usted vender media hora ahí también.

No se lo voy a permitir, y ojalá algún día, la masa de niños que fuimos, tomemos conciencia y tomemos las calles en un masivo reclamo en contra suya, en contra de su despotismo y de sus delirios de grandeza, por un mundo con muchos menos media hora y muchos mas fizz.

Me despido ahora sin más de usted, con todo el respeto que me merece su establecimiento, pero no su persona.
Jorge Sanata

Anuncios
Explore posts in the same categories: Filosofia Barata y Zapatos de Goma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: