Si no soy yo, no es nadie.

A lo largo de mi corta existencia me he topado muchas veces con una clase muy especial de persona (por no decir de pelotudo, que sonaría ofensivo e indicaría que no poseo un uso adecuado del lenguaje). Aquel que necesita ser el «Dueño del Circo«. Individuos que si no ven su nombre en grandes letras de molde o al principio de la lista. Si no se los menciona en cada ocasión que se presente y/o si no son los máximos exponentes y referentes, comienzan a comportarse como verdaderos Idiotas.

A este tipo «especial» de personas va dirigida mi reflexión del día de la fecha.

Ser o no Ser, la cuestión es que No ser no está en el menú.

Es más que curioso, hoy en día  cuando están sobre el tapete discusiones interesantes sobre la propiedad intelectual y los derechos a la libertad de compartir información y cultura, ver como varios sujetos que defienden acérrimamente las posturas anti derechos de autor y anti restricciones para compartir absolutamente lo que se les de la gana, se enojan y levantan el dedo iracundos cuando alguien «repostea» algo que ellos hayan creado, como se inflaman hasta ponerse colorados como un tomate cuando algun otro individuo organiza una manifestación distinta a la que ellos organizaron o cómo se les infla la vena del cuello hasta casi reventar cuando ven que sus nombres no aparecen en ningún lado.

Frases como.. «eh.. eso lo dije yo»; «pará un poquito, eso lo puse yo antes»; «eso es mío…»; etc… pululan por la red, ahora, «detector de doble discurso encendido y sonando»; no me dijiste hace poco que, todo era compartible y que estabas en contra de las restricciones y los derechos de autor.. entonces.. tu idea es de cualquiera que quiera compartirla, ya que…. bueno, creo que manifesté mi punto.

Los Dividendos y Sustraendos del Poder

Otro tipo de personas especiales son aquellas que me he topado en ciertas organizaciones de corte activista para la defensa de derechos, sea cuales éstos fueran, en éstos ámbitos, los seres ávidos de poder y de fama, operan como agentes del enemigo, aplicando aquella vieja táctica que funciona desde que el primer cavernícola decidió quedarse con la caverna de su vecino. «Divide y Reinarás». Y para explicar como este tipo de señores y señoras debilitan, dividen y restan vamos a recurrir a una de nuestras ya habituales ejemplificaciones:

Supongamos que nos juntamos 20 personas para reclamar porque en el barrio están tirando basura en la calle, entonces los 20 corremos hasta el cpc y empezamos a manifestar nuestra preocupación, hasta aquí todo bien, supongamos ahora que sale el Director del CPC y lo llama a Carlitos, se meten adentro y después de una media hora, Carlitos sale diciendo, Vecinos, el Director me prometió que la basura será recogida en diez días.

Hasta ahí todo bien, pero sucede que Juancito quería ser él, quien hablase con el Director entonces, enojadísimo se retira y junto con el dos de sus amigos, al día siguiente Juancito y sus dos amigos forman el Frente Antibasura del Barrio y van al CPC a manifestar. El director entonces, les dice, ya hable con Carlitos ayer. Juancito le retruca, pero nosotros no estamos con Juancito. El director los manda a su casa.

Al día siguiente Juancito va a buscar a Carlitos para proponerle que se una a su frente de lucha, Carlitos no sabe si llamar al manicomio o a los hombres de negro y le dice, maestro pero si ya arreglamos el asunto, esperemos a que recojan la basura y listo.

Juancito indignado junto con sus amigos juntan más vecinos, a los cinco días ya son veinte también pero Ricardito, que está en las filas de Juancito pretende ser el Secretario de Basura del barrio, Juancito lo nombra a su amigo y compañero Pedrito, entonces Ricardito se va con tres amigos suyos y, en vez de quedarse piola adivinen que… Forma el Frente Radical de Protesta contra la Basura. Finalmente la basura no se recoge pero nadie reclama porque están todos muy ocupados peleándose entre ellos para ver quién tiene el derecho de representar a los vecinos de Villa Ironía en la próxima reunión para reclamar por la Basura.

Cualquier similitud con la vida real, es totalmente a propósito.

Los destruiré a todos aunque sea lo último que haga

Finalmente un tipo de personaje interesante y destructivo es aquel que ante la negativa a su continuidad como mandamás promete destruir todo aquello que se construyó con esfuerzo. Una vez me tocó convivir con uno de éstos sujetos, los más peligrosos si se quiere de la fauna autóctona de pelotudos y afines.

Si yo no sigo al frente, haré todo lo posible para que nadie pueda continuar con ésta actividad, y cual Gárgamel tras los pitufos, se lanzó a tratar de destruir lo que él mismo con esfuerzo había creado a lo largo de más de veinte años. Por suerte no tuvo éxito, pero me pregunto, ¿Se puede ser tan pero tan ciego y destruir lo que a uno mismo le costó tanto esfuerzo erigir, solo porque, nuestro nombre no va a figurar más como encargado, por así decirlo? Si yo hubiese creado algo y lo hubiese llevado a ser grande y sólido, lo último que querría es verlo demolido hasta sus cimientos. Pero bueno, hay cosas que jamás voy a entender.

A modo de Conclusión

Hoy la filosofía barata no fue humorística, pero hace rato que vengo rumiando esta catarsis y que me vengo preguntando a mi mismo, cómo podemos hacer para librarnos de éste tipo de personas que tanto daño nos y se hacen día a día.

¿Es posible pensar en un mundo dónde lo que importe sea lo que uno hace y no cuantas veces te digan lo bien que lo hiciste? ¿Soy un soñador, un idealista o un idiota si pretendo que las acciones hablen por sobre las palabras y que nos unamos todos en una misma bandera, en una misma dirección sin importar si al huevo uno lo rompe por el lado grueso o el lado delgado?

Estos tipos de personas son mucho más comunes de lo que uno cree, y no solamente en los ámbitos políticos o empresariales, sino en cada uno de los lugares y rincones que solemos frecuentar, son el fruto de una sociedad enferma y mezquina que solo piensa en si misma, son el fruto de años y años de frustraciones producto de su propia incapacidad para generar acciones positivas, son el fruto de la propia bajeza y mediocridad, de la envidia y del enojo, fruto de la propia miseria humana.

Espero sinceramente que algún día, en lugar de extinguir especies animales o vegetales o deshacernos de nuestros recursos, lo hagamos con éste tipo de seres que tanto daño hacen gratuitamente a todo el mundo.

Hasta la próxima.

Explore posts in the same categories: Filosofia Barata y Zapatos de Goma

One Comment en “Si no soy yo, no es nadie.”


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: