Copa del Mundo Sudáfrica 2010 – Cuartos de Final

Que difícil que se hace escribir después de quedar eliminados, pero, nobleza obliga, y como en éste blog, más allá de los colores, somos amantes del deporte, debemos hacer lacrimales vacíos a nuestra pasión y entregarle la posta a nuestro comentarista de cuarta, que, como siempre, nos va a regalar un poco más de su poca visión, de su parcial opinión, y de su poco agudo tino a la hora de realizar comentarios deportivos.

Con ustedes, el artista del comentario descalificador, el maestro del chantismo, el arquetipo del Argentino típico, que comenta de todo sin saber de nada… el Mike Tyson del Comentario Deportivo.

Y, yo se los dije, les dije que ésto iba a pasar, era inevitable, era totalmente pensado y sospechado, sabíamos desde un primer momento que la cosa no daba para más, que habían llegado más lejos de lo que su propio nivel les permitía, que con el técnico que tenían no iban a progresar mucho, que los grandes jugadores, no siempre son grandes técnicos y que, a los partidos hay que saber plantearlos, no salir a jugarlos tratando que la suerte nos ampare, y así fué, y Paraguay se volvió a casa después de haber llegado mucho más lejos de lo que su propio nivel permitía que auguremos que llegaría. (todos pensaron que me refería a otro técnico y otra selección, ahh pillines).

Es cierto que el árbitro dio una mano muy grande, y que, como Gerardo Martino dijo a posteriori, seguramente la FIFA pedirá disculpas por el arbitraje, pero, también es cierto que Paraguay cuando lo pudo definir, no lo supo hacer, y cuando tuvo que aguantar, se olvidó de aguantar a David Villa, que es un tipo que no perdona. Paraguay llegó lejos, mucho más lejos de lo que uno suponía, y los Guaraníes deben volver con la frente alta, y, más allá del comentario forzado para hacer la introducción con el doble sentido y engañarlos, creo que Gerardo Martino fue un gran jugador y es un GRAN TECNICO, ya que, sinceramente, poner a Brasil o a Argentina en Cuartos, con ese equipo, con esos jugadores, hasta yo lo hago, ahora, meter a Paraguay en cuartos, y jugarle por momentos de igual a igual a uno de los favoritos como España, no cualquiera.

Brasil se vuelve a casa, al igual que Argentina, de la persona del técnico de la Selección  Argentina no voy a hablar,  todos los lectores de este blog, saben de antemano cual es la posición que este humilde comentarista tiene tomada respecto al Golden Boy del Fútbol Argentino, y qué opino de privilegiar la «calle» y la «viveza criolla» y la «escuela de la vida» por sobre el trabajo y el  estudio, y el conocimiento que viene del esfuerzo del día a día, no vale la pena repetirlo, (y entendemos desde aquí, que es muy difícil ser el Técnico de una selección que cuenta con 40.000.000 de técnicos que están seguros que pueden hacerlo mejor que el que está sentado en el banquillo) quedamos afuera, nos volvimos a casa, otra vez en cuatros, otra vez contra Alemania, y con la sensación de haber perdido contra el campeón del mundo.

Brasil, otra vez afuera, otra vez en cuartos, aunque más inexplicablemente que Argentina, Argentina nunca dominó el partido, nunca supo por dónde pasaba la jugada, nunca se percató del planteo germano, y no fue culpa de Otamendi, ni de Demicellis, ni de Messi, cuando el equipo no sabe dónde está parado, y no tiene un plan B, la culpa no es del tipo que pierde una marca, o del que tira una gambeta de más, no es responsabilidad de los jugadores leer el partido y mover las piezas en el tablero, si se entiende lo que digo, y en frente, un equipo Alemán, perfectamente aceitado y trabajado, sin grandes luminarias, pero, con una conciencia de trabajo colectivo que hasta ahora, salvo en Ghana o Japón no había visto en el munidal,  los movimientos de las lineas fueron maravillosos, y, al peor desempeño de Argentina, se le opuso el mejor de Alemania hasta ahora, Low leyo perfectametne el juego Argentino y aprovechó el desacople entre lineas que nuestra selección mostró en todos sus encuentros, los volantes alemanes, dueños y señores del mediocampo, se unian a la delantera en cada ofensiva, solo detenidos por un Mascherano que se multiplicaba para llegar a todas, mientras que en la contra, los mismos volantes retrocedían asistiendo a la defensa, y Messi, parado muy atras, tenía que pasar a ocho antes de poder llegar al área, donde es peligroso, la clave del partido era, el mediocampo, y Alemania, varió su juego para aprovecharlo, y eso fue lo que marcó la gran diferencia, Argentina no tuvo reacción, no tuvo cambio, no tuvo respuesta,  y los arrestos individuales, poco pudieron hacer ante la topadora colectiva, ahora, si bien Argentina nunca dominó, nunca entendió el partido, nunca supo de que la iba el juego, Brasil, por el contrario, vapuleó a Holanda durante 45 minutos, jugando el juego que todos esperamos de la Verdeamarelha, pero, vino el gol de Sneijder, y Holanda, cual aquel Jack Dempsey que fuera arrojado del ring de una trompada por Luis Angel Firpo, volvió a subirse al cuadrilátero, y a partir de ahí, Brasil nunca se recuperó del golpe, quedó atontado, aturdido, se supo vulnerable y no pudo contra sus propios fantasmas, y Holanda pudo marcar 4 o 5 goles más, sólo hizo 1,  y el resultado fue 2 a 1, y Brasil volvió a casa, derrotado no por una Holanda que no fue superior, sino por ellos mismos, que no pudieron contra su propia cabeza.

El cuarto semifinalista es Uruguay, que habiendo entrado por la puerta de atrás al mundial, cual aquella Argentina del 86 o del 94, está afirmándose a base de aquella vieja fórmula en la cuales son expertos, defender, presionar, meter, y si se puede, contraatacar y lastimar.  Uruguay le demostró a Ghana el significado de la «garra charrúa», y en el último minuto, Luis Suarez, volaba cual si fuera su tocayo Islas y sacaba de un manotazo el gol de Ghana, lo inusual, Suarez es delantero, penal y expulsión, pero, los actos heróicos siempre son bien recompensados, y,  el mejor jugador de la cancha estrelló la pelota contra el travesaño y el villano fue héroe, y Suarez pasó del llanto desconsolado al llanto de alegría en un segundo.

Lo demás fue historia, ninguno de los dos tenían resto para jugar el alargue, y todo fue a definirse en la «lotería» de los penales, como muchos insisten en llamar a la definición de los 12 pasos, y aquí hago un paréntesis, ¡LOTERIA LAS PELOTAS!, un penal bien pateado es gol seguro, y un tipo que gana más dinero del que puede gastar en 8 vidas por pegarle a una pelota, tiene la OBLIGACION de saber como pegarle a esa pelota, por ende, no es ninguna lotería, es la habilidad del ejecutante en contra de la habilidad del arquero, dejemos ya de justificar las derrotas por penales diciendo, «son una lotería», ahí no hay ningún sorteo, hay entereza mental y física, hay una cabeza fría y una personalidad fuerte, y habilidad a la hora de ejecutar el tiro o de leer las intenciones del ejecutante, y, en medio de todo eso, hubo un loco lindo, un tarado, un orate del fútbol, hablamos de Washington Sebastián Abreu Gallo, aunque, bueno, con una mano en el corazón, todos los que estabamos viendo el partido, sabíamos que la iba a picar, el aguatero suplente sabía que la iba a picar, el Tula que se cansó de verlo en San Lorenzo, sabía que la iba a picar, Lehmann sin mirar el papelito, sabía que la iba a picar, el único que no se dio por enterado fue el arquero ghanés, que voló hacia un lado mientras el Loco, sin importarle nada ni nadie, jugando con el corazón y los sentimientos de los Uruguayos que, sabían que la iba a picar, efectivamente, la picó, al medio, como siempre, provocando creo varios paros cardíacos y gritos de desesperación que se trocaron en vítores y en carcajadas, cuando la pelota cruzó la linea de gol, dándole a los vecinos hermanos uruguayos el pase a la semifinal del certámen, y, a ser el único Sudamericano de los cinco que clasificaron a la fase de grupos, en llegar al top 4 de esta copa del mundo.

Y será como dijeron por ahí, que los años redondos se le dan a Uruguay, campeones en el 30, en el 50, cuartos en el 70, y ahora, ya asegurado, cuartos en el 2010, aunque, quizás, si Holanda no abre la cancha, si Holanda sucumbe al juego de presión uruguayo, quizás, si el oficio y la garra charrúa vuelven a aparecer, quizás, si estos locos lindos, como Abreu nos regalan un poco más de desfachatez, quizás Uruguay, se cuele por la puerta de atrás a la final de la copa del mundo.

ya no habrá mejores ni peores, ni, el 11 ideal, quizás arme uno al final del certámen con los mejores de todo el torneo, pero, esa ya será otra historia.

Hasta nuestra próxima entrega, salchicha con chucrut y good show!

Explore posts in the same categories: Paul y los Deportes

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: